Acontecimientos revolucionarios de mayo de 1810

/, Interés General/Acontecimientos revolucionarios de mayo de 1810

Los sucesos que se desencadenan en la llamada «semana de Mayo», que van del 18 al 25 de mayo de 1810, serán el pilar fundacional de la Nación Argentina.

La Revolución de Mayo es nuestra revolución fundadora, y como tal, reviste un proceso de trasfondo más allá de los sucesos inmediatos que llevan a concretarla.

Se la puede analizar tanto desde la óptica de las efemérides escolares o como un proceso de larga historia en el tiempo y amplia en los espacios.

Desde esta última visión, podemos mencionar que a finales del siglo XVIII, la Independencia de los EE.UU. en el año 1776, apoyados por Francia, entonces principal rival de Gran Bretaña, es la primer muestra de que el sueño de emancipación colonial americana es posible.

Otro suceso fundamental para los criollos del Rio de la Plata con aires independentistas es la Revolución Francesa y sus múltiples pensadores, sabios y filósofos que servirán de marco teórico para nuestros intelectuales  como Belgrano, Castelli, Chiclana, Paso, Alberti, que comenzarán a reunirse secretamente a compartir lecturas e ideas de libertad, fraternidad e igualdad en lugares específicos, como la jabonería de los doctores Peña y Vieytes o el Café de Marcos.

Ya en el siglo XIX, otros hechos bisagra para la historia del Rio de La Plata serán las Invasiones Inglesas de 1806 y 1807. Éstas, se darán en el marco del enfrentamiento imperial entre una Inglaterra en pleno auge industrial y la Francia napoleónica cada vez más decidida a extender su dominio sobre toda Europa.

Si bien ambas invasiones no prosperaron en el tiempo, son un antecedente de gran importancia, visto que las milicias criollas combatieron a la par de las realistas, gozaron de mayor poder y popularidad a partir de la reconquista de Buenos Aires en 1806 y su defensa en 1807. De esta forma, tales sucesos militares van a generar una propia conciencia de sus capacidades.

Finalmente, otros acontecimientos que anteceden pero están directamente relacionados con la Revolución de Mayo, son las invasiones francesas a Portugal y España en los años 1807 y 1808, que provocarán que la familia real portuguesa (con apoyo británico) se traslade a vivir a Brasil (su mayor colonia) y que en España se desencadenen innumerables actos de resistencia, insurrección y protesta  que desembocaran en la Guerra de la Independencia Española. Al mismo tiempo, Napoleón Bonaparte, en la ciudad francesa de Bayona, hace abdicar al trono a Carlos IV y a su hijo Fernando VII, nombrando a su hermano José en el cargo de monarca de España.

Todos estos hechos, sumados a las experiencias de organización y administración por parte de la Junta Central de Sevilla, dejaban en evidencia el problema de la acefalia real que comenzaba a preocupar en todas las colonias españolas.

En este contexto, el 14 de mayo de 1810 había llegado a Buenos Aires la fragata inglesa «Mistletoe», que había partido en enero desde el viejo continente trayendo periódicos que confirmaban los rumores que circulaban intensamente por Buenos Aires: la Junta Central de Sevilla, último bastión del poder español, cayó en manos de los franceses.

Semana de Mayo

En vistas de los sucesos que acaecían tanto en la península hispánica como en América, el viernes 18 el virrey Cisneros advertía que «en el desgraciado caso de una total pérdida de la península, y falta del Supremo Gobierno» él asumiría el poder acompañado por otras autoridades de la Capital y todo el virreinato y se pondría de acuerdo con los otros virreyes de América para crear una Regencia Americana en representación de Fernando. Cisneros aclaraba y prevenía al pueblo sobre «los genios inquietantes y malignos que procuran crear divisiones».

La Junta que lo había nombrado virrey había desaparecido y la legitimidad de su mandato quedaba claramente cuestionada. Esto aceleró las condiciones favorables para la acción de los patriotas que se venían reuniendo desde hacía tiempo.

El sábado 19 de mayo, Cornelio Saavedra y Manuel Belgrano le piden al Alcalde Lezica la convocatoria a un Cabildo Abierto.

El domingo 20, el virrey Cisneros reunió a los jefes militares y les pidió su apoyo ante una posible rebelión, pero todos se rehusaron a brindárselo. Por la noche, Castelli y Martín Rodríguez insistieron ante el virrey con el pedido de cabildo abierto.

El lunes 21, un grupo de revolucionarios encabezados por Domingo French y Antonio Luis Beruti, que se agrupaban bajo el nombre de la «Legión Infernal», comenzaron a pedir a los gritos a los cabildantes que se concrete la convocatoria al Cabildo Abierto, a lo que los funcionarios de gobierno colonial accedieron.

El martes 22 de mayo, nuevamente en el Cabildo abierto, con la mitad de la concurrencia de cabildantes y muchísimos vecinos,  Juan José Paso propone formar inmediatamente una junta de gobierno. Casi todos aprobaban la destitución del virrey pero no se ponían de acuerdo en quien debía asumir el poder y por qué medios. Castelli propuso que fuera el pueblo a través del voto quien  eligiese una junta de gobierno; mientras que el jefe de los Patricios, Cornelio Saavedra, era partidario de que el nuevo gobierno fuera organizado directamente por el Cabildo. El problema radicaba en que los miembros del Cabildo, muchos de ellos españoles, seguían apoyando al virrey.

El miércoles 23, se cuentan los votos emitidos el día anterior y se elabora un documento en el que se le informa al Virrey debe cesar en el mando y recae éste provisoriamente en el Cabildo.

El jueves 24, se intenta montar un fraude por parte del Virrey, nombrándose Presidente de la junta y no respetando la voluntad del los vecinos de Buenos Aires. Finalmente esa misma noche renuncia a su cargo el Virrey Cisneros

La mañana del 25 de mayo de 1810, luego de algunos debates el Cabildo anuncia la formación de una nueva junta de gobierno. Sus integrantes: Presidente: Cornelio Saavedra; Secretarios: Mariano Moreno, Juan José Paso; Vocales: Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu.

Cabe aclarar, que la Junta se declaró en nombre de Fernando VII, ya que por política fue preciso cubrirla con el manto de protección del reino español. Fue una estrategia que se llamó «Máscara de Fernando», es decir, se gobernaba en nombre de Fernando pero en realidad buscaban paulatinamente la desvinculación del hasta entonces imperio español. La «Máscara de Fernando» se mantendría hasta el 9 de julio de 1816.

2020-05-25T11:23:50-03:00