En la 45ª Feria Internacional del Libro se presentó la 13° Edición del Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”

/, Interés General/En la 45ª Feria Internacional del Libro se presentó la 13° Edición del Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”

El lanzamiento contó con la presencia de Alejandro Vaccaro, Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)

Un nuevo encuentro literario se vivió el domingo 28 de abril, en la Sala Tulio Halperín Donghi -Pabellón amarillo-del Predio Ferial de Palermo (CABA), cuando en el marco de la 45º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires se realizó el lanzamiento oficial de la 13° Edición del Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”.

El acto comenzó con un Homenaje a Adolfo Bioy Casares y a Silvina Ocampo por parte de Alejandro Vaccaro –Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)- y el Dr. Axel Díaz Maimone.

En primer término, Alejandro Vaccaro, -Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)-, expresó –un extracto-: “El pasado 8 de marzo se cumplieron 20 años de la muerte de (Adolfo) Bioy (Casares) y realmente me sorprendió que no hubo repercusión periodística. (…) Es por ello que decidimos hacer esta actividad. Me acompañan, Axel Díaz Maimone quien es un estudioso y un conocedor de la obra de Bioy, y de Silvina. El hablará con mayor propiedad sobre ambos. Y también me acompaña, Pilar Corvalán, Subsecretaria de Educación del Partido de Las Flores. En la localidad de Pardo, tenían el campo Bioy y Silvina quienes se casaron en 1940 (…) cuyos testigos de la boda fueron Drago Mitre y (Jorge L.) Borges, ambos grandes amigos de Bioy. Yo conocí a Bioy y lo traté. Pero, mi interés era hablar de Borges porque yo soy biógrafo de él (…) Yo iba a ver a Bioy su casa de Posadas 1650, 5º piso, edificio que construyó el padre de las hermanas Ocampo. Allí hay una placa. Bioy siempre fue una persona muy amable conmigo, incluso a sabiendas que mi interés era hablar sobre Borges y su obra literaria (…) Una vez le llevé un texto, publicado en 1939, sobre la biografía de Vicente Casares que era el abuelo de Bioy, editado por la lechería “La Martona” de su propiedad, con un extraordinario sesgo borgiano, aunque no está firmado por Borges. Y esto se lo pregunté a Bioy, (…) y me dijo: “Sí. Sí. Este texto ha sido escrito por Borges porque hay palabras que sólo él utilizaba”. Borges y Bioy se conocieron en 1931 en Villa Ocampo (…) Una amistad que duró más de 50 años y que prescindió de las confesiones íntimas, porque era una amistad literaria (…) Quiero destacar este homenaje a Silvina y a Bioy, no sólo como escritores porque los dos han dejado una obra perdurable y realmente interesante; sino como lectores. Borges decía: “Que otros se jacten de  los libros que han escrito; yo me enorgullezco de los libros que he leído”. Uno es por lo que lee, no por lo que escribe. Y creo que esto es importante. Hay escritores, que no son muy buenos lectores, aunque parece que es casi imprescindible. Si alguien me preguntara ¿qué camino tengo que seguir para ser un buen escritor? Yo le diría ser un buen lector. Un buen lector está muy cerca de ser un buen escritor en algún momento. También hace falta tener talento y no todos lo tienen. Buenos lectores podemos ser cualquiera de nosotros. A partir de esta noche, cada uno de nosotros podemos tomar la sana decisión de transformarnos en buenos lectores, elegir los clásicos, los mejores libros; esos libros siempre nos dejarán algo aunque no lo percibamos en ese momento. Después de leer “La guerra y la paz” de Tolstoi no somos los mismos; (…) somos otras personas aunque no lo podamos percibir; aunque no lo podamos racionalizar. (…) La lectura es proporcional al tiempo que uno le dedica. Leer es una actitud. (…) Como homenaje a esos grandes de nuestra literatura, como Silvina y Bioy, ese es el mejor homenaje, ser buenos lectores”.

Seguidamente, el Dr. Axel Díaz Maimone hizo referencia a la obra de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares, de lo que extractamos lo siguiente: “Es un motivo de mucha alegría para mí, estar hoy acá. Comenzaré con lo que dijo Alejandro sobre el oficio de lector. Bioy y Silvina vivieron prácticamente en función de la literatura. Cuando Silvina conoció a Bioy, fue en 1933 (…) En esos años, Silvina fue “arrastrando” a Bioy a la literatura fantástica. Borges, Silvina y Bioy fueron tres personas fieles al género fantástico hasta el final. En el caso de Silvina, a lo fantástico le agrega lo poético y cierta dosis de seducción. En los primeros libros de Silvina y de Bioy, las frases o los argumentos no eran demasiadas buenos… (…) Esos cuentos como dijo Victoria Ocampo alguna vez, bastante dura con su crítica: “Son recuerdos enmascarados de sueños”. Lo cierto es que Silvina pasa de la pintura a la literatura, y comienza a escribir cuentos y poesías pero aún no tiene la técnica. Es buena lectora pero no ha aflojado la mano para escribir (…) Recién con “La Furia” Silvina empieza a ser Silvina Ocampo. Y a ella como escritora, siempre se la tuvo como la hermana de Victoria, sin embargo como escritora, es superior. Victoria fue siempre una cronista de su época, pero jamás en la vida escribió ficción. Y en una de las dedicatorias que Silvina le hace a Victoria dice: “Para Vic porque es tan sabia de no escribir ficción, siendo la realidad tanto más atrapante”. Ella misma le rendía honor a su hermana. Cosa que Bioy jamás porque la consideraba una especie de suegra (…) A lo largo de los muchos años que vivieron juntos Silvina y Bioy, solo compilaron dos antologías “Antología de la Literatura Fantástica” y “Antología Poética Argentina” fueron pioneras en su género. Y una novela, sobre la que decían que era como el fruto de su convivencia, un único hijo que habían tenido. La novela se llama “Los que aman, odian” que es un policial perfecto, que llegó al cine y fue filmada en Villa Ocampo (…) Borges, que fue muy amigo de Silvina, decía sobre ella que era una de las mujeres más interesantes y originales que había conocido. Y cada vez que tenía la oportunidad, le rendía honores (…) como en el caso de “Breve Santoral”, el libro prologado por Borges, él escribió: “El libro es una joya, una especie de testimonio de una triple amistad que nos ha reunido a lo largo de más de 50 años”. Esto incluía la relación de Silvina con Nora Borges, su amiga en las artes plásticas, la pintura (…) El tinte de la obra de Bioy no tiene la poesía de Silvina. Sin embargo, todo lo que escribió Bioy es profundamente argentino. Y eso es algo notable porque Bioy se sentía orgulloso de ser porteño, y esto se destaca como “En el sueño de los héroes”, o “En el diario de la guerra del Cerdo”, y todo esto sin dejar de lado lo fantástico (…)

Por su parte, la Subsecretaria de Educación, Prof. Corvalán, expresó: “Quiero retomar algo que dijo Alejandro, con lo que me siento muy identificada: uno no es el mismo después de leer. Y en lo personal, también pienso que las lecturas se contagian; que el entusiasmo por la literatura también se contagia. Y en todos estos años de trabajo con el certamen he tenido la gran suerte de aprender a leer de una manera diferente por el contacto que he tenido con cada uno de los escritores que han pasado por él. Éste es un año bastante particular porque en lo personal cumplo 9 años al frente del certamen; y todos los ciclos se acaban y es el tiempo de pasar la posta. Así es que anuncio formalmente, que a partir de ahora, quien tomará el relevo en la coordinación del concurso será Paula Echalecu (…) El Concurso habla por sí sólo, y en este sentido como Subsecretaria de Educación no puedo más que enorgullecerme por la continuidad que ha tenido, desde el año 2007 que fue creado, a través de distintas gestiones del Municipio. Creo que cuando una acción se convierte en política de Estado es la mejor manera que tenemos de defenderlo y de que nos reconozca de alguna manera, porque hace a nuestra identidad. Estoy muy orgullosa de haber pasado gestiones de distinto color político al frente del Bioy y que el concurso siga creciendo. Y es por ello que voy a presentar a Raquel Miño, que es una de las últimas autoras editadas, y que ella también se refiera a su tránsito por el Bioy y a su obra. Raquel fue premiada en el año 2017 por su obra “Secretos de Cementerio” junto a Alejandro Gómez, que –por razones personales- no pudo venir, y quien fue galardonado por su obra “Los silbidos que afilaron las piedras”.

En el cierre del acto protocolar, la recientemente galardonado Raquel Miño expresó: “Agradezco a todos su presencia. Me siento honrada por haber escuchado a estos dos estudiosos de la vida de Bioy Casares porque me enteré de muchas cosas que no sabía. Agradezco al Municipio de Las Flores por haberme elegido para publicar mi obra. Yo escribí “Secretos de cementerio”. Es un libro de 21 cuentos que habla de lo que pasa en un pueblo. Yo elegí el pueblo de Gálvez, de la provincia de Santa Fe. Hoy es ciudad, pero cuando era chica, era un pueblo. Uno habla de lo que uno siente; de los recuerdos más íntimos que tiene; de ahí salen los mejores relatos. Y ese lugar de mi vida, tan querido –también por toda mi familia-; el lugar de mi infancia, donde uno es feliz. Y ¿qué me dicen ustedes de los cementerios de los pueblos? Ahí hay historias muy ricas (…) Y tomé un personaje, el de María Herminia, la florista, porque ella sabe la vida de todos los muertos y de todos los vivos…Así se entretejieron historias que tienen identidad propia… y también concatenados íntimamente con las historias de las personas como el médico del pueblo; el sacerdote… Pero no es un libro triste, sino que tiene un poco de humor para romper con el misterio de la muerte y con lo que hay dentro de los cementerios (…) Cuando dije que escribiría sobre historias del cementerio comprobé que muchos de mis allegados tenían una historia para contarme… Les anuncio que ya escribí otro libro que se llama “Margarita no está”  y que tiene un montón de relatos que me han contado de personas relacionadas con las historias de cementerio.

Agradezco que hayan elegido este libro. Porque hay que buscar la palabra y encontrarla. Y se me ocurrió sentir algo: He tenido mucho placer leyendo. Más que con el de escribir. Me gusta mucho escribir, me siento a escribir y en mi caso no tengo páginas en blanco. Sí trabajo y modifico mucho. Pero, en realidad, el placer más grande que he tenido y me ha dado la vida, ha sido la lectura. Y es cierto, he leído desde siempre. Lo cual no significa que sea una buena escritora. Soy una escritora; me alegro por ello y es un buen título que uno recolecta en la vida. Les agradezco mucho a todos su presencia; y te agradezco Pilar esta presentación”.-

En el final, el público celebró el encuentro; se regalaron ejemplares de los libros publicados y también se obsequiaron las bases de la Edición 2019 del Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Adolfo Bioy Casares”, que distingue a Las Flores en el ámbito literario a nivel nacional.-

 

En las fotos se encuentran: Raquel Miño, ganadora del 2017; Dr.  Axel Díaz Maimone; Alejandro Vaccaro, Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores y la profesora Pilar Corvalan, Subsecretaría de Educación Municipal. (De izquierda a derecha)

2019-04-29T14:48:30-03:00